jueves, 30 de octubre de 2008

Un médico de familia: D. Marino Sáenz Andollo




El recuerdo que tengo de este campechano médico es su voz , su aspecto afable y sus visitas cuando tuve sarampión. Cuando iba al cine su voz me recordaba a la de Manolo Morán, el de la película Bienvenido Mister Marshall y el de Manolo, guardia urbano. Tiene una calle en su pueblo, Alberite, y me gustaría poder tener una fotografía suya de la época de los 50. Tengo su letra y su sello como médico de la Beneficencia. No eran unas recetas digitales ni de la seguridad social... Creo que mis padres le pagaban unas cuotas mínimas mensuales.

1 comentario:

Pablo Luis Moreno dijo...

En una época de mi infancia también fue mi médico.Un hombre bueno. En mi recuerdo una lámina de su sala de espera que daba repelús, pero que no podías evitar mirarla.