miércoles, 10 de septiembre de 2008

El asalto: un juego del siglo XIX casi desaparecido.










El juego del Asalto es un juego que yo jugaba de niño con el tablero dibujado a mano de mi abuelo materno, del que ya hemos hablado. Mi abuelo paterno tenía otro impreso del siglo XIX, que yo conseguí fotocopiar y restaurar. Del tablero de mi abuelo materno, el de las fotos de cristal, he hecho una versión más moderna basándome en el dibujo manual antiguo. Las fichas eran peones de cabeza pequeña, 2 oscuros y 24 Claros. Básicamente, el juego consistía en ocupar la fortaleza defendida por los oscuros, que mueven en todas las direcciones, mientras que los claros lo tenían más limitado, pero eran mayor número.

REGLAS DEL JUEGO DEL ASALTO

Juegan 24 peones claros y 2 oscuros
Los peones oscuros defienden la fortaleza, y se sitúan en cualquiera de los nueve puntos de la misma.
Salen los claros y alternan con los oscuros. Estos pueden desplazarse en todas direcciones: avanzar, retroceder, diagonalmente y de costado.
Pueden los oscuros comer tantos claros como les convengan, si hay puntos vacíos al otro lado del claro.
Si, pudiendo comer el oscuro al claro no lo hace, éste puede quedarse con aquél.
Los claros pueden avanzar siempre por las calles rojas; no pueden retroceder ni comer al oscuro.
El salto o avance, tanto del oscuro como del claro es desde el punto de vista que ocupan hasta el inmediato; pero al comer el oscuro, pasa a ocupar el punto vacío.
Para ganar la partida, es preciso que los claros pasen a ocupar los nueve puntos de la fortaleza.
Si queda dentro de esta un oscuro o los dos sin poder salir, pierden los claros la partida.
Hay en Internet mejores explicaciones de las reglas, pero estas eran las que mi abuelo copió en el mismo juego. He adaptado un poco el vocabulario.

Enlace a Juegos de Tablero en Cruz