viernes, 9 de enero de 2009

Don Ignacio Zumeta Olano

Me acabo de enterar de que este profesor de filosofía de mi bachillerato en los dos primeros institutos de Logroño, nacido en 1929, falleció el día de los difuntos de 2008. No comentaré mucho sobre él, sólo diré que me marcó toda mi vida porque fue un profesor que trasmitía un gran amor a la ciencia del pensamiento. Como anécdota diré que en 1971-72 diseñó un currículo en el primer COU que estrenamos, después del desaparecido entonces Preuniversitario, que era un homenaje a la libertad. Empezó con los sofistas, Platón y Aristóteles para profundizar en Descartes, Leibniz, Kant y todo el liberalismo, Marxismo y existencialismo culminando sobre todo con Nietzche, para intentar alcanzar a comprender qué podía ser eso de la libertad, en una época en la que la libertad política empezaba a adivinarse como posible. El método, además de la clase magistral, pero dialogada con los alumnos, comprendía exaustivos trabajos sobre el mito de la caverna de Platón ; El extrajero, de Albert Camus y hasta la lectura razonada y comentario de Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley. Era muy diferente a la superficial y memorística Historia de la Filosofía que se había estudiado en el Preu anterior en muchos colegios e institutos.

Pinchar imágenes superior e izquierda para conocer más de él y de su obra.





De Web histórica del Instituto Sagasta (personajes históricos)
Nace en Tolosa (Guipúzcoa) el 7 de julio de 1929.
Se incorpora al Instituto como Catedrático Numerario de Filosofia el 01/09/1960 continuando hasta el 01/10/1971 fecha en la que causa baja por traslado al Instituto masculino «Hermanos D'Elhuyar» de Logroño .
Fue Secretario del Centro desde 1961 hasta 1969 y Director desde el día 1 de julio de 1970 hasta la fecha de su traslado.



Fragmento de noticia de la diócesis de Guipúzcoa.
Ejerció de sacerdote y en los institutos de Logroño celebraba misa todos los días durante los recreos y la asistencia era voluntaria, por supuesto. Terminó de profesor de Magisterio e Inspector de Enseñanza en Guipúzcoa.








(Enlace a post de Instituto  D' ElHuyar, 40 aniversario, de este blog)







5 comentarios:

Galsuinda dijo...

He estado repasando tu blog y me encuentro con esta noticia que ignoraba. Fue mi profesor Filosofía de 6º de bachillerato en I. Marqués de la Ensenada de Logroño.
Creo que fue uno de los profesores que más huella me dejaron. Sus clases todavía la recuerdo. Su rigor intelectual fue algo que me dejó marca.

Como secretario parecía una persona un más bien rígida, como profesor nos tenía embelesados.

En ese curso junto con Gervasio Revuelta le pedimos que nos acompañara al Viaje de Estudios a Andalucía.

Cuando trabajé en Guipúzcoa supe que como inspector había dejado también buen recuerdo. En la secretaría se hacían lenguas de su competencia y de su laboriosidad.

Como anécdotas recuerdo que fumaba Bisonte, un aroma de mi tierna infancia, su sotana llena de tiza y su sordera bien compensada con su mirada.

Dios tenga en su gloria a quien tanto bien hizo a sus alumnos y a quienes le tratamos.

J. Lorenzo dijo...

Lo mismo qu tú pienso de esta gran persona, que me acompañó en los dos primeros institutos de Logroño.

Jose Luis dijo...

Yo también conocí a D. Ignacio en los dos institutos,y suscribo vuestros comentarios. Y además un detalle: Ìncluso cuando llevaba años residiendo en San Sebastián, se acercaba de vez en cuando a La Rioja, y en más de una ocasión se acercó a mi lugar de trabajo a saludarme, aunque sólo le conocía como profesor. No dejó nunca de ser una excelente persona.

Labores de Izaskun dijo...

Don Ignacio para ustedes, tio Iñaki para mi, también marcó la vida de sus sobrinos. Desde aquí quiero dar las gracias por hablar bien de este gran profesor, competente gestor y sobe todo hombre íntegro y cabal que me acompañó durante toda mi infancia, adolescencia y juventud con su mirada acusadora, su txapela amenazante y sus comentarios ácidos y llenos de sarcasmo. Nos enseñó muchas cosas valiosas, pero sobre todo y aunque nadie de ustedes lo crea, debajo de su sotana latía un corazón tierno y amable, comprensivo y leal. Dios lo tenga en su gloria!

J. Lorenzo dijo...

Gracias por compartir esos recuerdos tan íntimos de D. Ignacio Zumeta, tío Iñaki, y comparto esa admiración y el afecto que un adolescente entonces podía tener con un profesor de su talla y ternura que se traslucía en su coherencia ética y humana.